top of page
  • Foto del escritorMario Rojas - Enpolex S.R.L.

Cómo combatir el calor sin quemar tus ahorros: El impacto del aislamiento térmico para un ahorro en facturas de luz.

Con el aumento de la temperatura y las facturas de luz volviéndose cada vez más abrumadoras, la necesidad de mantener el hogar fresco sin perjudicar las finanzas se hace más urgente. En este contexto, resaltamos la efectividad del aislamiento térmico utilizando EPS (Poliestireno Expandido) como una solución práctica para lograr ahorros energéticos notables. Respaldada por un informe reciente de ANDIMA (Asociación Nacional de Industrias de Materiales Aislantes), esta alternativa se presenta como una estrategia fundamental en medio de la inflación y la retirada de subsidios.




Los datos del estudio más reciente de ANDIMA muestran que el 50% de las facturas de luz en los hogares argentinos se destina a la climatización de ambientes. Ante la alza en las tarifas de energía ANDIMA, en su reporte, propone una solución eficaz: la implementación de aislamiento térmico eficiente en techos, muros y pisos. Este "seguro" contra el calor no solo asegura confort, sino también ahorros notables, reduciendo hasta un 35% en el consumo de energía y un sorprendente 70% en las facturas de climatización. En ese sentido, los productos de EPS, como los de Enpolex, en remodelaciones o construcciones emergen como una táctica inteligente para enfrentar el calor sin exponerse a costos desorbitados. No solo la edificación con estos sistemas constructivos integrales resulta más eficiente, rápida y económica que los sistemas tradicionales, el EPS sirve también como material aislante para el acondicionamiento de viviendas construidas de manera tradicional y genera, en ambos casos, un posterior ahorro energético de sus habitantes. 


Otra sugerencia común para reducir las facturas de luz es cambiar los aires acondicionados por modelos más eficientes. Aunque esta recomendación parece ser beneficiosa a primera vista, la realidad es que el factor determinante para lograr un menor consumo energético reside en el aislamiento térmico. Según ANDIMA, el aislamiento en la construcción es esencial para mantener la temperatura continua en el hogar y aliviar la presión económica de las facturas. Aunque los equipos clase A son eficientes, su impacto se ve limitado, ya que el 70% de los equipos instalados en los hogares de Argentina aún pertenecen a la clase B o inferiores. Y tampoco mencionamos los costos que implica un cambio de equipo climatizador en el contexto económico del país. En consecuencia, el ahorro real alcanzado con estas implementaciones es de tan solo un 9%. Si tomamos como ejemplo un aire acondicionado estándar, su consumo por 60 minutos asciende a 690 Wh.

Sin embargo, al implementar aislamiento térmico eficiente en la envolvente, el tiempo de funcionamiento necesario se reduce significativamente, a solo 15/20 minutos por hora, manteniendo el mismo nivel de rendimiento. Esta disminución del tiempo de operación del aire acondicionado a un 25% se traduce en ahorros notables en el consumo de energía.


La eficacia de cualquier iniciativa destinada al ahorro energético, se ve comprometida sin un adecuado aislamiento térmico, ya que la climatización de ambientes, es el “gasto” que más porcentaje se lleva en lo que respecta a los costos de energía. Este tipo de aislación conforma la 'tercera piel' de la persona que habita el espacio, aislando de la intemperie, reteniendo el frío generado por el aire acondicionado y contribuyendo al confort prolongando la temperatura ambiente, por eso resulta de vital importancia el correcto aislamiento de la propiedad, antes que otra alternativa que termina siendo un aliciente ya que en la práctica no suma beneficios.


Consejos Prácticos para el Ahorro:


  • Al construir o remodelar, incorporar aislamiento térmico eficiente de EPS. Esto va a marcar la diferencia, proporcionando un ahorro energético superior al 70% en comparación con construcciones tradicionales.

  • Controlar el consumo: En un escenario de tarifas en aumento, cambios pequeños en el uso diario de aires acondicionados, como la limpieza regular de los filtros, procurar ventilar los ambientes 15 minutos antes de encender el equipo, se convierten en acciones estratégicas para evitar sorpresas desagradables en las facturas.

  • Invertir en eficiencia: Ante la retirada de subsidios y las perspectivas de facturas más altas, la clave reside en la eficiencia energética. Mantener la temperatura constante, evitar arranques frecuentes (apagar y prender el equipo continuamente) y aprovechar la potencia automática son medidas que no solo contribuyen al ahorro sino que se vuelven esenciales en este contexto.


En este febrero de calor implacable y con la inflación persistente, la elección es inequívoca: el aislamiento térmico se erige como una opción extremadamente viable para desafiar las temperaturas sin inquietudes económicas. Resguardar el hogar del sofocante clima deriva en una protección para las finanzas de todos los bolsillos. 

27 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page